Cuentocalipsis: Cuentos para cambiar el mundo

Cuentocalipsis: Cuentos para cambiar el mundo

Dos jóvenes cuentacuentos de Parral inundan de historias a niños y jóvenes de sectores rurales.

Catalina Fuentes y Fernando Amengual son los compañeros de vida que crearon “Cuentocalipsis”, una experiencia que acerca a los niños al mundo de la literatura a través de la narración oral.

El colectivo inició en Santiago luego de estudiar un año en la Escuela de Cuenta Cuentos de la Fundación Mustakis; pero luego de trabajar para una escuela de la capital decidieron continuar su trabajo en región, con el fin de descentralizar y llevar su arte a lugares rurales.

El amor por su oficio los guió a un recorrido literario que traspasó las fronteras. En 2017, gracias a una amiga que los acogió por 6 meses, iniciaron una gira por Argentina y Uruguay.

Su viaje inicia en casa de su amiga. Durante ese tiempo realizaron talleres, seminarios y visitaron los centros culturales del sector; hasta que Catalina encontró en Facebook la biblioteca popular “Del otro lado del árbol”, en la que sus creadores armaban un proyecto que los llevó a recorrer el sur de la provincia de Buenos Aires. Realizaron 11 funciones en distintos jardines infantiles y comedores populares, además de las presentaciones en la biblioteca.

Pero no acabó ahí. Meses después conocieron unos profesores uruguayos que los invitaron a su hogar. Recorrieron a pie todos los cerros de Montevideo, muchas veces trabajando “a la gorra”. Al respecto, Fernando comenta que: “La gira fue muy importante como artistas porque nos enseñó que podemos confiar en la bondad del universo. Entonces, donde podíamos cobramos, pero donde no nos podían pagar, íbamos igual. Ese gasto de algún lado iba a salir”.

  • ¿Por qué vuelven a Chile?

Catalina: En medio de la gira quisimos armar nuestra base en Chile, tener una casa para ir y volver. Experimentamos con la bioconstrucción y eso también nos motivó a crear un espacio para nosotros.

  • ¿Cómo influye la gira en su oficio?

Catalina: La gira fue decidora para nuestra propuesta. Armamos nuestra biblioteca móvil y eso hizo que nos asentáramos de a poco en Parral. Nos preocupamos de generar una propuesta sostenible y constante, no sólo por nuestra situación laboral, sino porque creemos que metodológicamente es necesario para los niños.

Una de las bases de Cuentocalipsis es trabajar el arte como una herramienta pedagógica. Por esta razón, llevan más de 5 años en una escuela de Parral, donde, en conjunto con niños y niñas, lanzan un libro en 2019 (que puedes leer aquí). Como explica Fernando: “no solo contamos cuentos, estamos especializados y enfocados al área pedagógica específico del fomento lector. Nuestra propuesta no está enfocada al espectáculo, sino en utilizar lo escénico para llevar a una experiencia significativa que tiene que ver con una metodología relacionada a la mediación lectora”.

Catalina Fuentes

  • ¿Cómo seleccionan y trabajan los libros?

Fernando: El libro te escoge a ti, ya sea por la portada o porque leíste dos palabras que te generaron algo adentro. Tratamos de transmitir el amor por las historias y la lectura, entonces, elegimos un cuento, por un lado, porque nos encanta como niños internos y, por otro, está la profundidad y la importancia que tienen los autores de libros infantiles.

Catalina: Si un libro llega a mí y me gusta es porque también me imaginé narrándolo. Entonces, cuando uno de los dos imagina algo, lo propone y se explora.

Las técnicas que utilizan para contar un cuento son en ocasiones acompañadas de instrumentos. Cantan o rapean mientras los gestos acompañan la narración.

  • ¿Qué tipo de libros trabajan?

Catalina: Hay de todo un poco, autores nacionales y libros que nos trajimos de Uruguay y Argentina. Son con los que sentimos alguna afinidad y cuando vemos el trabajo de otra persona lo valoramos y tratamos de ocuparlos.

Fernando: De a poco ha surgido la necesidad de rescatar algunos baluartes de la literatura latinoamericana que no están popularizados porque el género infantil no es valorado. Por ejemplo, Laura Devetach escribe en formato para niño, pero su crítica y texto tiene profundidad; Susana Olaondo es conocida por todos los niños de Uruguay, pero acá nadie la conoce porque somos muy nacionalistas y no vemos lo bueno que hay al lado. Al mismo tiempo, rescatamos textos del país. Nos gusta mucho Saúl Schkolnik y Ana María Guiraldes.

  • ¿Cómo es la experiencia del relato y los niños?

Fernando: Había un cuento de terror que lo contaba y era muy chistoso. Era de terror, pero cómico. Los niños se reían de lo que pasaba, pero una vez se pusieron serios y lo tuve que contar con esa atmósfera. Tienes la preparación, pero si el público te dice “por ahí no va”, te lanzas.

Catalina: Sin embargo, nunca hemos soltado la propuesta, no la hemos modificado según el público que tenemos. Trabajamos con niños de meses de edad hasta 18 años.

Fernando: Cambia el contexto. A niños de media le contamos los mismos cuentos que a niños, pero la propuesta es la interpretación de la lectura. Por ejemplo, si le cuentas “Yoruga la tortuga” de Dr. Seuss a un niño, será un libro divertido. Si se lo cuentas a alguien de media, puedes hablar sobre que lo escribió en la Segunda Guerra Mundial y hablaba de Hitler.

Fernando Amengual

Actualmente, Cuentocalipsis prepara video cuentos para los alumnos del establecimiento en que trabajan, sin embargo, deben gestionar su labor año a año. Para ambos, es importante que se forjen redes entre quienes tienen como objetivo fomentar la lectura. “Hay mucha gente trabajando que está dispersa. Podrían surgir cosas muy interesantes si trabajamos en conjunto como región, desde todas las localidades”, comentan.

Conoce más de ellos en https://cuentocalipsis.wixsite.com/cuentocalipsis y https://www.youtube.com/watch?v=4Ww8UimyyJg 

Además, los puedes seguir en Facebook e Instagram.

Comparte con tus amig@s
Phone: +56 9 92982644
Talca, Región del Maule, Chile
Las Araucarias Nº1, La Florida
Style switcher RESET
Body styles
Color settings
Link color
Menu color
User color
Background pattern
Background image