ENTREVISTA, Daniela Sol: “Verbo Latente es la reivindicación de una sociedad dañada y enferma”

ENTREVISTA, Daniela Sol: “Verbo Latente es la reivindicación de una sociedad dañada y enferma”

Helena Ediciones edita antología que recoge visión poética de 24 escritores.

A finales de Septiembre de 2017, Joane Florvil, madre, haitiana de 28 años – quien fuera detenida en la comuna de Lo Prado – acusada injustamente de abandonar a su hija de 2 meses, muere en el Hospital Clínico de la Universidad Católica por una falla multisistémica. Al parecer la mujer estando recluida se habría golpeado la cabeza contra la pared en su desesperación frente a lo que estaba viviendo.

Éste no es el dramático párrafo de un libro, es una historia real que los medios de comunicación transmitieron al país por diversos soportes mediáticos, y si conmovió y por cuánto tiempo a las y los habitantes de Chile lo desconocemos. Lo que sí sabemos es que Daniela Sol, poeta, mamá y académica, fue afectada profundamente por este hecho y emprendió un desafío literario que concluyó con “Verbo Latente. Antología de poesía social reciente”; libro que se lanzará el próximo 8 de enero, a las 19:00 horas, en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca.

Daniela Sol, quien ya había publicado con Helena Ediciones su libro “Postales y Espejismos”, indicó que la muerte de la mamá haitiana Joane Florvil, “nos mostró la peor cara de nuestra sociedad: un estado que ejerce la violencia hacia las mujeres, la xenofobia y el abuso de poder. Ese acontecimiento fue el puntapié inicial para realizar una convocatoria entre personas que como yo, han podido denunciar a través de un discurso poético una sensibilidad común”.

Por ello, realiza una invitación a escritores de distintas ciudades de Chile para que se expresen frente a las injusticias que se están generando en nuestro país en diversos ámbitos. Veinte y tres escritores respondieron a este llamado poético, algunos consagrados y otros publicando por primera vez. Para Daniela Sol – compiladora de esta antología – “el motivo principal de esta obra es la manifestación colectiva de un grupo de poetas frente a una sociedad indiferente al dolor de la otredad.”

Javier Ossandón, María José Rivera, Bernardo González Koppmann, Anahí Reyes, Ciriaco Pescador, Enrique de Santiago, Carmen Mantilla, Paula Lizana, Miguel Moreno Duhamel, Hugo Villar, Silvia Rodríguez, Mauricio Torres Paredes, Santiago Azar, Ingrid Córdova, Camila Fadda, Franco Celis, Rodrigo Hernández Piceros, Zebrah, Pablo Herrera-Osorio, Natalia Ramírez, Carlos Leiton, Santiago Cobas, René Silva Catalán y, por supuesto, Daniela Sol, comparten su visión y realizan una crítica-reflexiva social en “Verbo Latente”.

¿Cómo se fue construyendo esta antología, qué significó trabajar con 23 autores, de dónde provienen y cómo fueron seleccionados, qué aportes realiza la poesía a la sociedad, o qué se espera del lector que se apropie de “Verbo Latente”?, son algunas de las preguntas que Daniela Sol responde a Helena Ediciones para que comprendamos este libro que busca solidarizar con los que más sufren.

¿Qué te motivó a crear esta antología que se centra en una crítica social?

El motivo principal de esta obra es la manifestación colectiva de un grupo de poetas frente a una sociedad indiferente al dolor de la otredad. En los últimos años hemos podido visibilizar una serie de abusos como la violencia de género, el maltrato infantil, la homonegatividad, la xenofobia, etc. A pesar de que existe una gran cantidad de personas conscientes de situaciones como éstas, se siguen practicando los abusos en escenarios muy desoladores. Hace tiempo que le estaba dando vueltas a realizar un proyecto como éste. La rutina, el trabajo y la maternidad me detenían. Pero la muerte de Joane Florvil fue la gota de agua que derramó el vaso de nuestro silencio. Su brutal partida encierra tantas heridas y problemáticas: era mujer, mamá y haitiana y se violaron todos sus derechos (y el de su bebé) en una época en que se supone ya deberíamos haber aprendido de dolores anteriores. La muerte de Joane nos mostró la peor cara de nuestra sociedad: un estado que ejerce la violencia hacia las mujeres, la xenofobia y el abuso de poder. Ese acontecimiento fue el puntapié inicial para realizar una convocatoria entre personas que como yo, han podido denunciar a través de un discurso poético una sensibilidad común.

¿Cómo fue la recepción de los 23 autores frente a tu propuesta? y, por supuesto, ¿cómo fue trabajar con dichos escritores?

En realidad se convocó a más de 23 escritores. Creo que fueron aproximadamente 35, pero algunos no respondieron, otros no cumplieron con los plazos y otros simplemente me dijeron que ellos no se interesaban en este tipo de escritura (asunto que es totalmente legítimo). Finalmente participaron 23 poetas, y ha sido un proceso de bastante complejidad y enriquecimiento. Tuve que enfrentarme a sus egos, pero también al mío propio. Antologar un libro es también comprender los discursos de otros, los tiempos y respuestas de otros, y en ese espacio comienzas a entender que ese otro puede escribir, pensar o actuar muy diferente a una. De cualquier modo, hubo poetas muy comprometidos con el proyecto, pendientes de los avances y de lo que yo iba requiriendo como compiladora. Y qué decir de mi equipo de trabajo: tuve el apoyo incondicional de Isis Iturriaga, diseñadora y Javiera Soto Olave, ilustradora. Además trabajar con Helena Ediciones me garantizó un resultado de calidad.

¿De qué regiones, comunas, o localidades provienen estos pensadores?

Afortunadamente contamos con poetas de diferentes lugares. Desde Coquimbo hasta Angol, pasando por Valparaíso, Santiago, Curicó, Talca, Chillán y otras localidades. Logramos descentralizar el discurso poético, siempre tan presente en Santiago y ubicar el manifiesto en las provincias. Sin ir más lejos, al menos ocho de estas voces poéticas pertenecen a la ciudad de Talca, y el mismo hecho de que este libro se publique en Talca habla de un acto de resistencia frente a los prejuicios de que la buena poesía sólo se encuentra en las grandes ciudades. Ha sido todo un logro.

Si bien es cierto el libro recoge el sentir de poetas consagrados y que publican por primera vez, ¿cómo realizaste la selección de dichos autores?

Convoqué a algunos autores de los que conozco su obra y que me parecían pertinentes para incorporarlos a este compendio. Como dije anteriormente, algunos de ellos simplemente no respondieron. Respecto de aquellos que publican por primera vez, dos son estudiantes míos y en el camino de los aprendizajes, la vida nos dio la oportunidad de compartir nuestros sentires ante diferentes problemáticas y maravillosamente en ellos hay un ejercicio escritural que es importante recatar y alimentar. Ellos publican por primera vez, pero quizás esta sea la motivación que guíe un camino hacia el desarrollo de una escritura mayor. Otras dos personas que publican por primera vez son compañeras de trabajo y de vida con las que también he podido compartir testimonios de escritura. También se les invitó y aportan con discursos poderosos a este libro.

Respecto de los escritores “consagrados”, estoy absolutamente consiente de que faltaron muchas más voces identitarias de la poesía social. Chile es un país donde la lírica abunda y es probable que si se hiciera otra antología de poesía social reciente, igualmente faltarían poetas.

¿Es posible que a través de la poesía la sociedad modifique su accionar, o la crítica es sólo testimonial, por ende, Verbo Latente, es sólo una mirada puntual de las falencias institucionales y sociales?  ¿Qué aporte puede hacer la poesía a nuestra sociedad?

Creo fervientemente en los cambios que puede producir la poesía. La poesía es un discurso persistente que puede construir indentidades, afectos. Puede ser incluso la bandera de un grupo o sector. La poesía reivindica y educa. De esta manera, Verbo Latente es la reivindicación de una sociedad dañada y enferma, una sociedad que también ha sufrido dolores importantes. Verbo Latente es una radiografía social, una propuesta de autores con experiencias determinadas, pero que puede identificar a gran cantidad de personas. Hay abusos cercanos y normalizados tratados en este proyecto, como la violencia obstétrica o el trato poco digno que pudiera sufrir un paciente en el sector de la salud pública. La indiferencia y el sometimiento a la rutina es parte de la sintomatología posmoderna que también hemos permitido en nuestras vidas y que tratan de manera muy sensible al menos cuatro poetas en esta antología. De esta manera, el aporte del libro podría ser la visibilización de problemáticas reales dentro de una estética determinada como la poesía… y desde ahí todas las consecuencias que ya he mencionado.

¿Qué esperas de Verbo Latente como propuesta literaria?, ¿Cuál esperas que sea la reflexión del lector frente a esta propuesta?

Espero pueda llegar a muchos escenarios donde el dolor se ha instalado. Espero que nuestros hermanos haitianos puedan saber que hay personas que los acompañamos y que protestamos por las injusticias y los prejuicios a los que son sometidos. Espero que las mujeres encuentren un lugar común de resistencia en los versos que aquí se comparten. Espero que los reos se enteren de que somos varios los que creemos que se puede volver a empezar. Me encantaría que Verbo Latente fuera distribuido en bibliotecas y sea de acceso público. Y creo que lo que todos quienes conformamos la antología queremos que el lector encuentre un espacio de identidad y refugio. No hay nada más satisfactorio para un escritor que le digan que sus palabras han tocado las sensibilidades de quien lee.

Y, por último, ¿qué trae el 2018 para Daniela Sol?

Daniela Sol seguirá con sus clases en la universidad. Me agrada y alimenta la docencia, porque educar también es un acto político. En cuanto a mis metas académicas, espero por fin poder cerrar el ciclo de mi doctorado, pues lo postergué por mi maternidad.

También quiero terminar un proyecto escritural que comencé este año, pero que detuve por dedicarme a esta antología. Es una propuesta de prosa y poesía que se relaciona con algunas identidades patrimoniales perdidas de la ciudad de Talca.

Daniela Sol se ha propuesto dejar más espacio para su familia, para ver crecer a su hijo y compartir.

Por
Romy Bernal Díaz
Periodista
Encargada Comunicaciones
Helena Ediciones

Phone: +56 9 92982644
Talca, Región del Maule, Chile
Mall Portal Centro, Tercer Piso
Style switcher RESET
Body styles
Color settings
Link color
Menu color
User color
Background pattern
Background image